2/08/2006

Encuentro de fantasia



Una tarde rondaba un centauro por la orilla del mar, de repente lo que pensó era el sonido de la brisa, era una sirena que emergía desde el fondo del mar. Su canto era melodioso, su cara angelical, sus pechos semi cubiertos por el manto de su hermosa cabellera, su cola larga entre dorados y azules. Una imagen tan ensoñadora como sus cantos seductores.

El centauro se quedó en un trance, en un mar tranquilo y cristalino, la seguió con la mirada. La sirena sintió la fuerte mirada del centauro y bruscamente dio la vuelta, asustada ante aquel ser imponente que tenía frente así, pensó sumergirse y perderse en las profundidades del mar, pero algo el decía que no lo hiciera, que era inofensivo.

El centauro acentuó los labios en una lenta sonrisa con delicadeza, para que al sirena no se auyentara. La sirena ante aquel gesto tan gentil extendió unas de sus manos hacia el centauro y salpicó ligeramente su rostro con el agua salada. El con el corazón palpitante escuchó el canto de la Sirena que entre palabras húmedas le susurro:

Soy hija del mar y del sol candente,
vivo entre conchas blancas, azules y doradas
mis amigos son los delfines,
tengo caracoles repletos de palabras
si algún día necesitas escuchar.
Bajo la arena están enterradas mis penas
y una alfombra de algas cubre mi paso,
y como a las olas del mar, las gaviotas
y la brisa vienes a disfrutar
venid cuando gustes a escucharme cantar.

El centauro conmovido por aquellas palabras le contestó:

Tus palabras las guardaré en una caja de cristal
sintiendo cada latido de tu corazón de sirena,
no cambiaré tu melodía, ni por los cantos de orfeo,
ni por las estrellas de orión, vendré bajo el cielo azul,
o bajo la luna plateada, serás mi cáliz y mi flor
tu canto es cómo un poema, y entre el sonido del mar,
bailaré al son del viento y de tu melodioso cantar.

Sonriente, la sirena se dejó resbalar en el mar, se despidió del centauro, se perdió entre las aguas, mientras en el horizonte un primer rayo naranja anunciaba que sol se estaba por ocultar...

9 comentarios:

David Gerardo dijo...

Hola Mar!!!
He estado tratando de hacer que aparezca un botón de "link" debajo del de Blogger en mi sidebar y no he podido hacerlo. Puedo ver que tu tienes uno, jeje, disculpa pero me podrías decir cómo hacerlo?
Gracias de antemano!!!...
PD: Me puedes escribir a mi e-mail davo22@gmail.com

MaReS dijo...

Mar
La verdad es que este relato te ha quedado hermoso. El ofreciemiento de cada uno de los personajes lo encuentro maravilloso. Genial!!!
Nos seguimos leyendo
Mares

JM dijo...

Hola amiga...

Un saludito hace días que no te escribia, aunque sigo leyendo avidamente tus escritos.

Tengo una curiosidad. ¿Por qué el tema del mar?

Me imagino que en otra vida fuiste una sirena.

No es para menos tus palabras suenan a mar.

Te felicito haces mi vida bien placentera.

Siempre fiel a ti!!!!

Mar dijo...

DAVID:
Hola, te escribiré al mail que me das para ver como te puedo ayudar.

MARES:
Muchísimas gracias! y por dejar tu granito de arena aquí. Que estés bien!

JM:
JM!!!! dichosos los ojos que te leen, gracias por venir. El mar? pués me inspira, crecí frente al mar y siempre ha sido mi pasión y me relaja. Y las sirenas porque me identifico con ellas, porque viven en su mundo. Espero verlo más seguido por acá. Me llena saber que le alegro el día con mis letras.

Quirón dijo...

Mundo interesante ese. Hermoso relato. Te felicito.

Mar dijo...

Quiron
Si deseas leer el relato original me dejas saber, si es que no lo habías leido ya.

JM dijo...

Hola Mar

Gracias por tu visita. Y agradezco que te haya gustado lo último escrito.

Siempre que veas algo que no hace referencia de autor, ten la seguridad que es mio.

Eres única, tu prosa y palabra con olor a salitre me animan e inspiran a buscar la verdad y sentido de mi vida.

Me sentiré orgulloso de que continúes visitándome y por favor riega la voz para que otros puedan opinar y así aprender un poco más.

Con admiración JM

Mar dijo...

Hola JM!

Ya había notado su talento para escribir, pero en estos días me ha sorprendido con tan bellas letras llenas de sentimientos y pasión.

Seguro que seguiré visitandolo, es grato estar por allá.

Saludos y gracias!

Quirón dijo...

Mar: ¡Claro que me gustaría leer el relato original! Puedes enviarlo via e-mail. rikrdoktorce@hotmail.com Gracias.